Escritoras invisibles
El tema central era la “invisibilidad” de la mujer en la literatura. Y los encargados de hablar sobre ello eran cuatro escritores, dos de ellas mujeres, que hacen parte de la nueva generación de la literatura latinoamericana. “El Hay Festival, así como muchos otros festivales de literatura, nos abren puertas para mencionar y recomendar a autoras que nos gustan y así puedan dejar de vivir escondidas, como sucedió con cientos de mujeres que escribieron en El Siglo de Oro”, aseguró el escritor uruguayo Damián González Bertolino que se preguntó qué había pasado con esas escritoras.

La mexicana Brenda Lozano, autora de “Cómo piensan las piedras”, aseguró que las mujeres son impulsoras de tradiciones y creatividad. Y a pesar de que por generaciones existió una extraña ausencia de mujeres en la literatura, esto ha cambiado. Empieza a haber una reivindicación de las escritoras. El reto ahora es seguir escribiendo para luchar contra esa disparidad de géneros. 

“En Brasil, por ejemplo, todavía se lee mayoritariamente a escritores hombres. Desafortunadamente no somos muy representadas por mujeres. ¿Qué está pasando? Hay que quitar la virilidad en la literatura como valor estético y leer equitativamente. ¡Leamos a nuestras mujeres!”, aseguró la brasileña Natalia Borges de Brasil.

Finalmente, el colombiano Juan Cárdenas planteo que actualmente pasamos por un momento increíble de la literatura escrita por mujeres. “Ellas tienen un gran poder, pero nosotros los hombres nunca lo hemos sabido. Hay que leer a las del Siglo de Oro y a todas las que hay y las que vienen”, dijo Cárdenas que sentenció: “Hay que aprender de ellas”.

Para terminar los invitados se atrevieron a recomendar una serie de autoras y sus libros: Siri Hustvedt (La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres); Angélica Freitas (Un útero del tamaño de un puño); Josefina Vicens (El libro vacío); Selva Almada (Chicas muertas); Rita Indiana (Rumiantes); Sara Gallardo (Eisejuaz).