Tres años de Bogotá39 (II). Diego Erlan

Con el objetivo de seguir celebrando la buena literatura, resaltando el talento y la diversidad de de producción literaria en Latinoamérica, hablamos con los integrantes de la lista Bogotá39-2017, tres años después de haber sido seleccionados. Diego Erlan (Argentina) es autor de, entre otros, El amor nos destrozará y La disolución..  

Han pasado tres años desde que se publicase la lista Bogotá39-2017 y fuiste seleccionado. ¿Nos puedes contar cómo ha continuado tu trabajo como escritor/a desde entonces?

El trabajo continúa como siempre: con cierta desesperación, incertidumbre y fragilidad.

¿Podrías compartir con nosotros los nombres de tus autores/as favoritos de cuento y novela?

Esta pregunta es amplia, pero podría limitarla a la literatura argentina y, sacando algunos de los clásicos, podría mencionar a Sergio Bizzio, César Aira, Sara Gallardo, Hebe Uhart, Fogwill, Rafael Pinedo, Walsh. De los autores de mi generación elegiría a Francisco Bitar y a Romina Paula. Y creo que faltaría poesía, por eso no podría dejar de elegir a Joaquín Giannuzzi, Héctor Viel Temperley, Olga Orozco. Para mencionar nombres que siempre quedan un poco marginados.

¿En qué proyecto/s estás involucrado en estos momentos?

En estos momentos trabajo en varios proyectos a la vez: una biografía de Fogwill, un libro que se llama Diario de la niebla, y una serie de cuentos.

¿A qué paisano/a tuyo recomendarías para una hipotética Bogotá39-2027?

Tendría que hacer la cuenta exacta pero recomendaría a Leonardo Sabbatella.

¿Cuál deber ser el papel de la cultura en el mundo post-cuarentena? ¿Crees que cambie mucho en relación al contexto previo?

Imagino que este será un punto de inflexión para la sociedad global y a partir de él desde luego que la cultura se modificará. 

Borges se imaginó el paraíso como una gran biblioteca, Kafka se imaginaba viviendo en un sótano donde pudiese leer, y Woolf recalcó la importancia de una habitación propia para escribir poesía y ficción. En tiempos de confinamiento y con los nuevos formatos de lectura digital, tal vez ellos hubieran cumplido sus fantasías. Para un escritor, ¿es la cuarentena un paraíso o una pesadilla?  

La cuarentena es lo más cercano a una pesadilla extraña, medio asfixiante, incierta, paranoica. Aunque puedo estar con mi hijo mucho tiempo, me gustaría poder estar con mi hijo mucho tiempo con la posibilidad de hacer lo que queramos y sin el peligro de contagiarnos de virus mutantes. Pero si bien a los dos nos gusta pasar tiempo juntos él necesita de sus amigos, de sus abuelos, de su jardín, de su libertad. Esperemos que esto pase pronto.

¿Durante el confinamiento estás siendo más escritor o lector?

Estoy siendo lo que puedo. Muchos días sin poder escribir, muchos otros sin poder leer. De a poco esta nueva normalidad permite aceptar las circunstancias y volver a perderse en la lectura y la escritura. 

¿Cuál es el libro inevitable durante el confinamiento?

El Tractatus de Wittgenstein.