Podemos evitar un apocalipsis

Gabrielle Walker comenzó la charla con imágenes deprimentes. Solo la cantidad de dióxido carbono en la atmósfera hace la diferencia entre el infierno que es Venus y la joya azul rebosante de vida que es la Tierra. Un casquete de hielo del tamaño de Delaware se desprendió el año pasado de la Antártica. Ni las grandes empresas ni los políticos están haciendo algo al respecto. 

“La mitad de esa historia es falsa”, dijo luego.

El cambio climático es real, la variación climática y la intensidad de los fenómenos naturales son prueba de ello, pero no hay que asustar a las personas con él. La prioridad ahora es dejar de enfrentar nuestras historias evitando posiciones fatalistas. No es cierto que las corporaciones no estén actuando: “cuando el presidente de Goldman Sachs critica a Trump por dejar el Acuerdo de París sabemos que las cosas están cambiando”. 

La innovación es una aliada en esta batalla. La energía solar ayuda a resolver injusticias y a proveer de luz a comunidades marginales; Tesla ha demostrado que los vehículos de energía limpia pueden ser tan atractivos como cualquier otro; el presidente de Unilever ha puesto la sostenibilidad en el centro de sus planes financieros y las ciudades cada vez señalan sus derroteros en la vía de la sostenibilidad. Su filosofía, por lo tanto, no es optimista ni pesimista, sino que se describe a sí misma como una ‘posibilista’, alguien que primero cree en algo posible, y luego lo crea.

#Sura #Ideas #periodismo #edición