Tras el rastro de Dios

Ana Pais, periodista uruguaya de la BBC, acompañó en su charla al científico Phillip Ball sobre su último libro "cómo crear un ser humano", investigación que Ball inició a partir de una muestra de su propia piel, y con la que pudo comprobar que las células embrionarias son pluripatentes. Esto significa que no solo sirven para restaurar órganos y funciones, también -estas células- pueden redirigirse y hacer crecer todo tipo de tejidos, aún en estado de madurez. 

Dentro de la investigación realizó pruebas con las células cutáneas y logró crear un minicerebro con neuronas que, de manera incipiente, comienzan a hacer sinapsis. Este pequeño cerebro se asemeja en tamaño a una arveja. No es perfecto, porque no cuenta con el resto del cuerpo, pero sí es una luz vibrante en el mundo de la ciencia para abordar enfermedades como el alzheimer, que exige implantes e incluso inserciones para favorecer nuevas químicas cerebro dentro; una apuesta controvertida pues abre la puerta a un número no contable de posibilidades de creación de órganos para sustitución que pueden gestarse con las células del mismo paciente, y otras aventuras creativas para las ciencias exactas.

Por supuesto que las disertaciones éticas hacen parte de sus reflexiones, sobre todo en lo que respecta a las implicaciones de "crear" organismos vivos con vocación de humanos. El prospecto de cerebro que en estos momentos desarrolla Ball no cuenta con consciencia – esta no aparece con el nacimiento del cerebro; es un proceso que se va armando-. La pregunta es cuándo comienza ese proceso.

En estos momentos ya es posible elegir el color de los ojos o características fenotípicas para los futuros bebés nacidos en laboratorio, sin embargo, es prudente anotar que la inteligencia humana es un rasgo tan complejo que todavía no se logra insertar en el genoma humano sin impactar en el resto de la posible descendencia de estos bebés.

Es urgente, según dice, un acuerdo internacional que, por lo pronto, limite el alcance de la creación, mientras la comunidad científica vislumbra sus alcances. Qué tan vil es crear un cuerpo humano y cuál sería su rol dentro de una sociedad todavía mayoritariamente nacida por gestación y parto con dilatación o cesárea.