Emilie Pine y el derecho a escribir sobre sí misma

En 2018 Emilie Pine decidió escribir las cosas que habían marcado su vida. Sus vivencias quedaron recogidas en una colección de seis ensayos Todo lo que no puedo decir, publicado en castellano por Random House. "Estos temas, desde el aborto involuntario y la infertilidad hasta la violencia sexual y también la presión en el trabajo, son todas las cosas sobre las que sentía que no podía hablar en mi vida normal. Las cosas que me callé para no herir los sentimientos de otras personas, o por miedo a los tabúes sociales”, ha dicho.

En este Bonus Track hemos recogido algunas de las entrevistas dadas para el lanzamiento de su libro. Emile Pine estará en el Hay Digital Colombia donde hablará con Margarita Posada el martes 26 de enero a las 9 horas.

"Me callé el aborto involuntario y la violencia sexual para no herir los sentimientos de otras personas" por Carmen López en eldiario.es (28/02/2020)

Emilie Pine decidió escribir las cosas que, para bien o para mal, habían marcado de forma irremediable su vida. Y, además, publicarlas. Cosa que su madre no entendió en un principio. Esa determinación se ha materializado en Todo lo que no puedo decir, una colección de seis ensayos autobiográficos que Literatura Random House acaba de publicar en castellano traducida por Cruz Rodríguez Ruiz. En Irlanda, lugar de origen de la autora, fue libro del año en 2018.

El escepticismo de su progenitora estaba suscitado por la temática de sus escritos, todos contados desde la intimidad de la primera persona. "Cuando mis editores irlandeses me pidieron que escribiese sobre mi vida, supe inmediatamente lo que escogería", cuenta la escritora. "Estos temas, desde el aborto involuntario y la infertilidad hasta la violencia sexual y también la presión en el trabajo, son todas las cosas sobre las que sentía que no podía hablar en mi vida normal. Las cosas que me callé para no herir los sentimientos de otras personas, o por miedo a los tabúes sociales". Lea el articulo completo aquí.

Para cambiar algo, el feminismo debe ser ‘mainstream'” por Ana Fernández Abad en SMODA (29/03/2020)

Cuando tenía 37 años, Emilie Pine (Dublín, 1977) sintió la necesidad de escribir sobre el alcoholismo de su padre, el escritor Richard Pine, experto en la obra de Lawrence Durrell. Unos años antes, ella y su hermana Vanessa habían tenido que dejar temporalmente sus vidas en Irlanda para ir a cuidarlo a Grecia, donde un fallo hepático lo dejó al borde de la muerte en la isla de Corfú. Él publicó un ensayo sobre lo sucedido, pero sin reparar en el daño que su adicción al alcohol había causado en la vida de sus hijas. Emilie tuvo que responder: «Cuando mi padre salió del hospital me di cuenta de que yo seguía teniendo todo esto retenido en mi cabeza y que iba a explotar. Escribía para mí misma, no con la idea de enseñárselo a nadie. Lo tenía que contar para sacarlo de mi mente y así poder avanzar».

Junto con otras cinco piezas, ese ensayo –titulado Notas sobre la embriaguez– conforma Todo lo que no puedo decir (Literatura Random House), que se ha convertido en un superventas en su país, de esos libros que uno lee y recomienda y regala a sus amigos. Porque Pine aborda temas como la violencia sexual, la infertilidad femenina, el aborto, la adicción al trabajo, la menstruación o el alcoholismo desde una perspectiva muy íntima, utilizando sus propias experiencias. «Quise escribir sobre asuntos que son invisibles, sobre los que la gente calla y domina el silencio. Nunca imaginé el potencial activista de mis historias personales. Y ahora que lo está leyendo tanta gente me doy cuenta de lo político que resulta contar historias personales, aunque pueda sonar a cliché». Lea el articulo completo aquí.

Como mujer, compartir mi historia personal es un gesto político” por Inés Martín Rodrigo en El Cultural.

Cuando alguien decide escribir desde el yo y espera ser leído por un nosotros debe ser sincero. Y Emilie Pine (Dublín, 1977) no lo tenía fácil. Era su primera colección de ensayos. Durante años, su relación con las palabras había sido meramente académica -es profesora de Dramaturgia en el University College de Dublín y editora de la «Irish University Review»-. Jamás se había planteado hacer de la literatura una cuestión personal. Por eso, cuando se sentó a explorar aquello que llevaba tanto tiempo dentro que ya casi ni sabía dónde buscarlo fue como una catarsis, también para el lector. Su lectura estremece y calma, porque pese a lo ilustrativo de su título, Todo lo que no puedo decir (Literatura Random House), Pine ha logrado cubrir todos esos silencios con los que llevamos décadas cargando -sobre todo las mujeres- y de los que, por fin, nos ha liberado.

¿Qué objetivo perseguía al escribir el libro?

El objetivo es muy personal. El título alude a todas esas cosas que no podía decir en voz alta, pero necesitaba decirlas a pesar de todas las razones que había para quedarme callada. No me paraba a pensar que otras personas fuesen a leerlo, y ahora se ha convertido en otra cosa. Son tantas las mujeres que se han acercado a decirme que he contado su historia... También algún hombre, pero sobre todo mujeres, y me he dado cuenta de que compartir nuestra historia es un gesto político. Rompemos el silencio, mostramos a los demás que quedarse callados no es la respuesta.

Aborda temas que casi nadie se atreve a tratar. ¿Era consciente de esa valentía?

En absoluto me siento valiente. Estaba muy enfadada y necesitaba sacar esas cosas. Al reflexionar sobre el hecho de que otros lo leerían empecé a asustarme.

¿Tuvo miedo de haber escrito algo que pudiese perjudicarla o a sus familiares y amigos?

Decidí que estaba en mi derecho de escribir cualquier cosa sobre mí misma, y al mismo tiempo tenía que tener cuidado con lo que escribía sobre otras personas. Mi familia leyó el borrador. Era importante para mí que lo hicieran. No puedo decir que estuviesen encantados...

Lea el articulo completo aquí.

I Was Done With All the Silences’: How an Academic Got Personal in ‘Notes to Self”. Por John Williams en The New York Times (30/06/2020)

Reviewing Emilie Pine’s Notes to Self in The Irish Times, Martina Evans wrote: “It’s the kind of book you want to give to everyone, especially young women and men, so that we can learn together to take ourselves and each other more seriously.”

A lot of readers must have taken her advice, because the essay collection became the No. 1 best-selling book in Ireland, where Pine is an associate professor of modern drama at University College Dublin. Pine had written academic books before, but the subject matter and the perspective in Notes to Self were a radical departure. She writes in these six essays about the effect of her father’s alcoholism on her family, her unsuccessful attempts to have a baby, menstruation, body image and sexual violence. Her tone is both frank and measured, confessional and confidently self-contained. Below, Pine talks about the “volcanic pressure” she felt to write these things, her surprising connections with readers and more.

When did you first get the idea to write this book?

My father, who had been an alcoholic all my life, went into liver failure in 2013. He was in intensive care and spent a year in and out of the hospital. In 2014, when it became apparent he was actually going to live, I still had a lot of crazy emotions going around in my head, so I wrote them down, just in a journal to myself. My partner found it and said, “There’s something here.” It took me two years to get up the courage to send it to a publisher in Ireland, and they commissioned a book out of it. There was this moment when they asked if I could write a book, and I simultaneously thought: Yes and no.

But I was being given this incredible permission. And I was being told I had a style and a voice, words I would never have used about myself. On the bus on the way home from that meeting, I wrote down five ideas on the back of my bus ticket — that’s part of the joke of the title, I write on every scrap of paper available — and those five ideas became the five other essays, and I didn’t really deviate from that.

Lea más aquí