Tres años de Bogotá39 (IX). Carlos Fonseca

Con el objetivo de seguir celebrando la buena literatura, resaltando el talento y la diversidad de de producción literaria en Latinoamérica, hablamos con los integrantes de la lista Bogotá39-2017, tres años después de haber sido seleccionados. Hoy con nosotros Carlos Fonseca (Costa Rica), autor de Colonel Lagrimas Museo Animal.

Han pasado tres años desde que se publicase la lista Bogotá39-2017 y fuiste seleccionado. ¿Nos puedes contar cómo ha continuado tu trabajo como escritor desde entonces?

Desde la selección, he publicado la novela Museo animal (Anagrama, 2017) y pronto saldrá una nueva novela, que acabo de terminar. 

¿Podrías compartir con nosotros los nombres de  tus autores/as favoritos de cuento y novela? 

 De novela podría dar muchos nombres, pero igual ahora se me ocurren Siri Hustvedt, Don DeLillo, Marguerite Duras, Thomas Bernhard, Dasa Drndic, Ricardo Piglia, Enrique Vila-Matas y Machado de Assis. De cuento, Felisberto Hernández, Juan Carlos Onetti, Juan Rulfo, William Faulkner, Clarice Lispector. 

¿En qué proyecto/s estás involucrada en estos momentos?

Ando corrigiendo un borrador de novela. 

¿A qué paisano/a tuyo recomendarías para una hipotética Bogotá39-2027?

De Costa Rica a Byron Salas y de Puerto Rico a Zaira Pacheco. 

¿Cuál deber ser el papel de la cultura en el mundo post-cuarentena? ¿Crees que cambie mucho en relación al contexto previo?

Creo que ocupará el mismo papel: el de proveer una suerte de respiro frente al atropellado presente y sus exigencias. 

Borges se imaginó el paraíso como una gran biblioteca, Kafka se imaginaba viviendo en un sótano donde pudiese leer, y Woolf recalcó la importancia de una habitación propia para escribir poesía y ficción. En tiempos de confinamiento y con los nuevos formatos de lectura digital, tal vez ellos hubieran cumplido sus fantasías. Para un escritor, ¿es la cuarentena un paraíso o una pesadilla?

Todos los escritores tenemos un poco del Xavier de Maistre que escribió Viaje en torno a mi cuarto, así que igual creo que mucho tiene de paraíso todo esto. Pero igual todos los escritores tenemos algo del Sebald que se lanza a caminar en plena noche, así que tampoco es ideal. 

¿Durante el confinamiento estás siendo más escritor o lector?

Me he convertido en un lector nocturno. Algo que nunca fui. 

¿Cuál es el libro inevitable durante el confinamiento?

Para mí lo han sido los cuentos de Felisberto Hernández. Me han acompañado durante las noches de insomnio.